Warning: "continue" targeting switch is equivalent to "break". Did you mean to use "continue 2"? in /home/clients/65adc89ea51b57c57fc09b46416e8a38/web/wp-includes/pomo/plural-forms.php on line 210
Dynamo International – Street Workers Network | Intercambios en educación social de calle en Bruselas y en Bucarest

Intercambios en educación social de calle en Bruselas y en Bucarest

Testimonios de trabajadores sociales de calle belgas en Bucarest y rumanas en Bruselas. Cuando la inmersión permite el encuentro de realidades de terrenos desconocidos o diferentes y un verdadero enriquecimiento mutuo para reforzar las prácticas profesionales.

En noviembre de 2019, Elena Adam del Samu Social de Bucarest y Andreea Dina de Parada (Circo Social), fueron acogidas en varios terrenos de educadores sociales de calle en Bruselas.

Andreea nos comparte:
Esta experiencia tendrá un impacto positivo en mi práctica profesional. He podido comprender la forma en que otras organizaciones trabajan con los jóvenes y he comprendido el contexto y los complejos factores que han llevado a algunos de los problemas a los que se enfrenta la comunidad local.
He visto concretamente cómo se realizan las actividades profesionales y he adquirido competencias pedagógicas y circenses para trabajar con los niños.
Lo más agradable fue conocer a organizaciones y personas apasionadas por su oficio y conocer a beneficiarios pertenecientes a diferentes culturas y, en particular, a jóvenes emigrantes rumanos.
»

En diciembre de 2019, Florine Baar de la AMO La Boussole y César Richelle de la AMO Dynamo fueron acogidos por educadores de calle rumanos en Bucarest.

Florine nos da su testimonio:
He vuelto de Bucarest. Me fui con mi colega César como educadora social de calle para conocer a los trabajadores y sus organizaciones que luchan contra la precariedad.
Aquí en Bucarest, la brecha entre la riqueza y la pobreza es muy grande. Conocimos a un joven rumano de 14 años que nos mostró los lugares donde creció. En la actualidad vive en una choza con toda su familia en una sola habitación sin agua, ni retrete y a veces sin electricidad. Fuimos muy bien recibidos. Creció en el barrio más pobre de Bucarest. El invierno para calentarse iba a refugiarse en las llegadas de aguas de la ciudad (grandes tuberías muy calientes donde nos sentamos con él, ver foto).
Nunca olvidaré la sonrisa de este niño y una de sus palabras que me marcó terriblemente «cuando creces aquí, tienes pocas opciones, te conviertes en alguien malo». El contexto de la vida de estas personas es tan inhumano que acabas cayendo. Niños de la calle, recién nacidos, ya se enfrentan a un mundo atroz.
Para sobrevivir, estás dispuesto a todo.
Por la noche continuamos nuestra gira en furgoneta, donde fuimos a dejar ropa, cosas de la escuela, comida, medicinas a personas que viven en condiciones aberrantes, casi imposible de describir por qué esto es inimaginable.
Caminamos por las calles de Bucarest, una hermosa ciudad con una arquitectura grandiosa. No éramos simples turistas, fuimos al corazón mismo de una ciudad que esconde bien sus problemáticas y un gobierno
que excluye y niega las realidades.
Las cuatro organizaciones con las que nos reunimos son financiadas por estadounidenses ricos, ninguna de ellas financiadas por el servicio público. El gobierno no pone casi nada de dinero en la sociedad. Las organizaciones carecen de dinero y de profesionales, lo que les permite llegar a una pequeña parte del público objetivo.
Este viaje fue una experiencia muy enriquecedora, que me da aún más energía para luchar contra las desigualdades y las injusticias. Una profesión que te permite estar en contacto directo con la gente, entender su realidad. Un viaje lleno de encuentros extraordinarios y de trabajadores. que consagran su vida para ayudar a los más necesitados, mientras que algunos se llenan los bolsillos.
Cuando regresas de un viaje tan intenso, te das cuenta de la imposibilidad de este sistema de satisfacer las necesidades de la gente y de la urgencia de cambiarlo.

#onlacherien #Bucarest #TSR

César nos comparte su experiencia:
Hemos podido observar el trabajo de cuatro asociaciones: PARADA, ASIS, ARAS y SAMU SOCIAL. Doy las gracias a Vali de ASIS, trabajador excepcional que nos ha acogido bien; Andreea y Ionut, director de PARADA; Christine de ARAS y Elena de SAMU SOCIAL. .
Esta experiencia es inolvidable y tiene un impacto personal y profesional. Desde un punto de vista profesional, esto permite comprender mejor nuestro sistema político, económico y social, cuando se puede comparar con otro país, otra realidad. Conocer a trabajadores tan comprometidos y dedicados me ha dado mucha energía y motivación para mi trabajo callejero aquí en Bruselas.
El intercambio con Parada, que trabaja la herramienta «circo social» con un grupo de jóvenes. Pudimos asistir a una de sus representaciones. En Dynamo también trabajamos con la herramienta circense, y esta experiencia me ha hecho querer ir más lejos en su uso. Las diferentes asociaciones trabajan con un público ROM muy marginado que hemos podido conocer, lo que me ha permitido comprender mejor su modo de vida, de donde vienen, y darme cuenta de que incluso en Rumanía es difícil trabajar con este público.
Lo que fue más difícil … Ver esta pobreza en frente, una miseria más grande y más intensa que aquí en Bélgica, ver la imposibilidad de un cambio estructural profundo y radical. Un trabajo de emergencia que sólo pone una tirita en una pata de palo. El dinero público no está invertido como debería en lo social, en
mi opinión.
Hemos tenido unos encuentros muy agradables. Los trabajadores se han tomado el tiempo de explicarnos su trabajo, lo que ha enriquecido nuestra experiencia. Impaciente por repetir la experiencia en otro terreno y esto me ha dado ganas de acoger como es debido a los trabajadores de otros países.
»

Intercambios en educación social de calle en Bruselas y en Bucarest